Los duendes nos lo pasamos genial

Aunque para los duendes (clase de tres años), ha sido toda una novedad, en el cole estamos encantados de poder celebrar un año más nuestras jornadas culturales.

Para estas jornadas contamos con tres “intensísimos” días en los que los pequeños duendes se ven abrumados por la cantidad de actividades novedosas tanto dentro como fuera del aula, con las que disfrutan de lo lindo.

Desde el primer día se rompe la rutina diaria para sumergir a los niños en una espiral de diversión (por lo menos esa es nuestra intención), con actividades que incluyen salidas con y sin autobús; las excursiones les encantan, aunque en el momento de separarse de sus papis parece que sufren mucho (no os fiéis ni un pelo de esas lagrimitas porque no les duran, os lo aseguro).

Una de las actividades estrella que les acercan a sus super compañeros de la ESO es la salida por toda la mañana al parque de l’Eixereta para intentar completar un circuito de diversas pruebas. Ya sé que a este circuito los papas no estáis invitados, pero os aseguro que sólo la salida del colegio es digna de ver, no por ser espectacular nooooo (somos un colegio no un circo jejeje). Lo es por la buenísima organización y por el afecto y respeto que demuestran los alumnos mayores hacia los peques tanto de infantil como de primaria, que año tras año llama la atención de los vecinos que nos encontramos por la calle (y así nos lo han hecho saber, para nuestro deleite).

Cada prueba del circuito, la han preparado, han hecho el material necesario y la van dirigiendo, con muchísima paciencia y acierto, los alumnos de la ESO. Mis pequeños duendes la liaron en la prueba de las pompas, en fin, les gusto tanto que la transformaron en la “super ducha con baño final en el barreño” (menos mal que hacia mucho calor).

Y cómo no, con lo que alucinan es con que sus papás, mamás, abuelitas, tías,… compartan con ellos una actividad en su aula:

* Actividades previstas: hacer masa de harina para imitar una mona de pascua, pintar un huevo y hacer exquisitas obras de arte con las manos untadas en temperas.

*Actividades conseguidas: pringarse hasta las cejas de harina, pintura, choparse con el agua,… la seño lejos de enfadarse ayudó a extender el pringue para que alcanzara a todos los papis, abuelitas,… a los que tengo que agradecer que estuvieran pendientes de ayudar a todos los duendecillos aunque no fueran familia, así como a recoger y limpiar el aula. Esto para los nanos fue alucinante y gratificante y super cansado para los valientes adultos que se atrevieron (o tuvieron la suerte) de poder venir a disfrutar con los inquietos y maravillosos alumnos que forman este curso, la clase de los duendes.

Infantil, 3 años.

,