Impresiones de órganos 3D

Desde su aparición, las impresoras 3D han sido de gran ayuda para la medicina utilizada desde prótesis funcionales hasta huesos a la medida, pero los científicos quieren ir a por más. El nuevo desafío de las impresoras 3D va a ser crear órganos humanos que se puedan imprimir en máquinas especiales, a través de los cuales se terminaría no solo con las grandes listas de espera para los trasplantes, sino con la mayoría de los casos de rechazo e incluso con el tráfico ilegal de órganos.

La bioimpresión: el futuro de la medicina

Desde hace años se intenta cultivar tejidos humanos en laboratorios, especialmente utilizando células madre, pero en el caso de los órganos los resultados no han sido exitosos.

La bioimpresión, promete mezclar el trabajo de laboratorio con impresoras muy especiales, capaces de tomar células cultivadas en laboratorio y, mediante un proceso laborioso y fantástico, transformarlas en un tipo de órganos a la medida del paciente.
Si bien todavía no se ha logrado imprimir un corazón, riñón o hígado en 3D, si se logró crear una tráquea para trasplantarla a una niña, utilizando sus propias células madre.

La medicina está cada vez más cerca de crear órganos: la empresa Organovo de California, Estados Unidos, ya logró imprimir capas de un hígado, lo que demuestra que lograr imprimir el órgano completo no está lejos.

Cómo funciona la impresión de órganos en 3D

La impresión de órganos humanos tiene varias etapas. Primero, los científicos toman muestras de tejidos o células madre del paciente, las cuales se cultivan en laboratorio esperando que se multipliquen.

A continuación, estas células se transforman en una especie de tinta biológica, que es la que se utiliza en la bioimpresión. Las impresoras, están programadas para crear diferentes órganos, todo a la medida de lo que requiere el paciente. Se imprime un modelo de estas células, impresora-organosya diferenciadas para su uso, en tercera dimensión, para luego implantarlas en el cuerpo humano, esperando que se fundan con las células ya existentes, reemplazando al órgano que falla.

No se imprime un órgano tal como lo conocemos, sino que se hace con conjuntos celulares que son capaces de realizar los procesos que no están funcionando como deben, por el fallo del órgano encargado.

Beneficios y ventajas de la bioimpresión

En la actualidad, han logrado posicionarse en España como la firma del líder del sector desde el punto de vista de la capacidad de preproducción. Ahora, han decidido dar un paso más, adentrándose en una tecnología emergente, la bioimpresión, “un proyecto de alto riesgo”, sostienen, cuyo objetivo es llegar a fabricar, con las misma técnicas de la fabricación aditiva, tejidos y órganos humanos. En España, no existen proyectos integrales de este tipo, que al mismo tiempo comb
inen ingeniería y ciencia.

En los últimos años, la impresión 3D se ha hecho famosa, llegando al cliente medio, gracias a ganchos de la actualidad como la primera pistola o el primer coche impresos en 3D e infinidad de bienes de consumo cuyos diseños circulan por la red o los puede generar uno mismo, para después imprimirlos mediante los dispositivos del mercado, cada vez disponibles a precios más asequibles.

Además la intervención quirúrgica que hoy suponen los trasplantes es muy arriesgada y, al utilizar tejidos la complejidad de la operación disminuye notablemente. Finalmente, el rechazo de órganos trasplantados, un gran probl
ema para los pacientes que deben consumir inmunodepresores(#1) de por vida, baja mucho, ya que se utilizan células de la misma persona.

Todo esto, hace que debamos de recibir al mundo de la impresión en 3D con los brazos abiertos, y muy expectantes por todo lo que nos puede aportar al ser humano, que estamos convencidos de que no será poco.

Todavía falta que la bioimpresión se haga realidad, pero en pocos años es probable que la gente no muera esperando un trasplante, sino que reciba uno a la medida alargando su vida y las posibilidades de disfrutarla a pleno.

(#1): Sustancia capaz de suprimir o reducir las reacciones inmunológicas específicas del organismo contra un antígeno. Se utilizan para evitar las reacciones alérgicas, el rechazo de los trasplantes de órganos y en enfermedades tumorales.

Por: Alejandro Marco Guerin

, ,